Un sueño, una experiencia

Da Redação SICOM PET,
por Gerardo Martínez
– estudante da Universidad Nacional Autónoma de México

 
El intercambio, una experiencia que cambia.
Comienza con el anhelo de conocer un país, salir de la rutina acostumbrada para llenarse de nuevas experiencias, y hasta ahora me he enriquecido de Brasil.
En un principio todo es nuevo y diferente, es como si me encontrara en otro planeta y trato de encontrar cosas de mi mundo, cosas semejantes con las que siempre he tenido contacto.
Los primeros días tomo en cuenta que el curso de idioma que cursé en mi país no me sirvió de nada. Todos hablan rápido y natural, ellos se encuentra en su casa, su tierra y yo he llegado para conocer ese mundo.
Caigo en la cuenta que en ocasiones las cosas que poseemos solamente las apreciamos cuando no las tenemos. En mi caso lo que más extraño es la comida.
Me identifico con esta experiencia con el “mito de la Caverna” de Platón, donde nos habla de la situación del ser humano frente al conocimiento.
El ser humano necesita estar en contacto con la realidad y conocerla. Su perspectiva e interpretación se basa a partir de lo que él mismo conozca, es por eso que los hombres de las cavernas sólo conocían el mundo exterior a través de sombras y no de un contacto real, es por eso que para ellos esas figuras que veían las interpretan como reales, pues es lo único que conocen.
Gracias a la tecnología de los medios de comunicación podemos conocer a través de la televisión otros lugares del planeta, nos formamos una visión de lo que existe y podemos hablar de determinado lugar sintiendo que lo conocemos sin haber estado ahí.
Siendo la primera vez que salgo de mi país, la experiencia hasta ahora la puedo definir como única. He salido de ese mundo de interpretaciones que tenía para conocer una nueva realidad y así, construirme mi nueva perspectiva de las cosas. Contemplar las cosas no ha podido ser de manera inmediata. Todo el proceso de adaptación lleva su tiempo y su espacio dándose de manera diferente en cada uno. En mi caso, ha sido de manera gradual y me he ido acostumbrando, no sólo a mirar, sino también contemplar y descubrir la belleza del cosmos.
El miedo es una barrera que no permite al ser humano continuar su desarrollo, y sobre todo su enriquecimiento.
Puedo decir que gracias a esta experiencia que continua, me estoy liberando del mundo que me mantenía atado. Ahora estoy conociendo y aprendiendo cosas que nunca creí aprender.
Me he liberado de una perspectiva y estoy construyendo una mejor. Doy gracias a la vida por darme esta oportunidad.
Recomiendo a todos salir de sus cavernas para descubrir el mundo de allá afuera y conocer, siempre conocer.

Deixe uma resposta